Susan Kare: el Arquitecto de la Iconografía de Apple

by admin admin Date: 20-06-2019 apple icons graphic mac windows next os2


Apunta y haz clic. 

Los gestos y metáforas de la computación basada en iconos nos parecen tan naturales y sin esfuerzo ahora que nos parece extraño recordar navegar en el mundo digital de cualquier otra manera. No es raro ver a un niño que apenas tiene edad para leer, tomar un iPad en la mano e instintivamente saber cómo usarlo.

Sin embargo, hasta el debut de Apple en el Macintosh en 1984, la mayoría de las interacciones con ordenadores, fuera del laboratorio de Doug Engelbart en Xerox PARC, donde nació la interfaz gráfica de usuario, se parecían más a esto:

C:> RUN autoexec.bat


¿Cómo llegamos desde allí hasta aquí?

Apple es más que Jobs, Steve Wozniak y Ronald Wayne. 


El genio de Steve Jobs y el equipo de Macintosh estaba reconociendo un enorme mercado sin explotar para la informática doméstica entre artistas, músicos, escritores y otras personas creativas a las que quizás nunca les hubiera importado lo suficiente como para dominar las complejidades arcanas de una interfaz de línea de comandos. 

El reto de diseñar un ordenador personal que "el resto de nosotros" no sólo compraría, sino que se volvería loco de amor, requería la aportación de personas que algún día podrían estar convencidas de que intentaran usar un Mac. Una de las primeras contrataciones más auspiciosas del equipo fue la de la propia artista Susan Kare,  una joven diseñadora que llegó a formar parte del equipo de seis personas que Jobs agrupó para trabajar en el Macintosh original, Susan creó los íconos atractivos de este libro encantadoramente modesto y largamente esperado.

Llegó a la empresa en 1982 de la mano de su amigo Andy Hertzfeld, programador del sistema operativo de Macintosh. Gracias a Apple, Susan se fue haciendo un hueco en el mundo del diseño y la computación.



Kare le dio al sistema operativo Mac un léxico visual que era universalmente atractivo, pero antes de llegar a esto hacemos un paso atrás.

Después de graduarse de la Universidad de Nueva York con un doctorado en bellas artes, Kare tomó un trabajo curatorial en los Museos de Bellas Artes de San Francisco, donde rápidamente sintió que estaba en el lado equivocado de la ecuación creativa. "Iba a hablar con artistas en sus estudios para exposiciones", recuerda, "pero realmente quería estar sentada en mi estudio". Pronto Kare ganó una comisión de un museo de Arkansas para esculpir un cerdo de acero. Ese era el proyecto que estaba llevando a cabo en su garaje de Palo Alto cuando recibió una llamada de un amigo de la escuela secundaria llamado Andy Hertzfeld, que era el arquitecto principal de software para el naciente sistema operativo Macintosh.

Después de unirse al grupo de software, una de las primeras tareas de Kare fue el desarrollo de fuentes para el nuevo ordenador. En ese momento, los tipos de letra digitales estaban monoespaciados, lo que significaba que tanto una I estrecha como una M ancha estaban encajadas en el mismo marco de bitmap, un legado vestigial de la forma en que avanza una platina de máquina de escribir, un espacio a la vez. Para el Mac, Kare diseñó la primera familia de fuentes digitales espaciadas proporcionalmente que permitía que el texto respirara de forma tan natural en la pantalla blanca del Mac como en las páginas de un libro. (Un toque distintivo de Jobs fue actualizar los nombres originales de estos elegantes tipos de letra de los nombres de las estaciones de tren cercanas a Filadelfia, como Rosemont y Ardmore, a los de ciudades de clase mundial como Ginebra, Mónaco y Nueva York).

Inspirada por la inteligencia colaborativa de sus compañeros diseñadores de software, Kare se quedó a diseñar elementos visuales para la revolucionaria interfaz gráfica de Apple. Comenzó dibujando flechas, pinceles y apuntando con las manos en un cuaderno porque la aplicación para diseñar iconos en pantalla aún no había sido codificada. Estos prototipos casuales de la nueva y fácil de usar cara de la computación fueron inicialmente dibujados con un lápiz sobre papel cuadriculado, cada cuadrado representando un píxel.

En Apple, Susan Kare fue la encargada de diseñar tipografías como San Francisco, Genova, Monaco, New York o Chicago. Esta última fue una de las grandes letras usadas por Macintosh, y que, posteriormente, se incorporaría a las primeras versiones del iPod.
Además de la tipografía, esta diseñadora creó los iconos del ordenador de Apple. Entre los más famosos destacan el Happy Mac, de la pantalla inicial, la bomba que indicaba un fallo grave, el reloj, la papelera o las tijeras para cortar. Todos ellos perdurando en el tiempo.


Kare le dio al sistema operativo Mac un léxico visual que era universalmente atractivo e intuitivo. En lugar de pensar en cada imagen como una pequeña ilustración -por ejemplo, una representación simplificada de un cubo de basura en particular- se propuso diseñar iconos que sirvieran como señales de tráfico comprensibles al instante. Kare extrajo ideas de todas partes: la historia del arte asiático, los gadgets y juguetes que adornaban los cubículos de sus compañeros diseñadores, y los glifos que los vagabundos de la era de la depresión escribían en las paredes para señalar el camino hacia un hogar comprensivo. El símbolo en cada tecla de comando de Apple -un castillo estilizado visto desde arriba- se usaba comúnmente en los campamentos suecos para indicar un destino turístico interesante.

Sobre eso, tal vez una de las historias más interesantes que Kare cuenta es acerca de por qué el Macintosh reemplazó el botón con la manzana con ese símbolo. Originalmente, todos los atajos del sistema operativo Macintosh se hacían con la tecla, pero cuando Steve Jobs vio los menús desplegables, gritó:

¡Hay demasiadas manzanas! ¡Estás usando nuestro logo en vano! 

Buscando un reemplazo, Kare consultó un diccionario de símbolos y pinchó un símbolo poco conocido que se usa casi exclusivamente en los campamentos suecos - el símbolo de que todos conocemos y usamos hoy en día.

Hay una cualidad inefablemente desarmante y segura en los iconos de Kare. Al igual que su creador, irradian buenas vibraciones. A los innovadores creativos de principios de los 80 que no se veían a sí mismos como tipos de computadoras, dijeron sus íconos: Deja de preocuparte por la tecnología.

Sus ideas se pueden caracterizar como organizadas, sintéticas y simplificadas, algo así como el concepto breve, claro y conciso. En palabras de Kare «todavía creo en el viejo refrán que dice que las ‘las cosas sencillas deben ser sencillas, mientras que las cosas complicadas deben ser posible».

Steven Johnson, autor de Where Good Ideas Come From y otros libros inteligentes, recordó la emoción de ver la primera computadora que consideró comprar:

Una mirada al Mac y se notaba que algo era diferente. La pantalla blanca por sí sola parecía revolucionaria, después de años de leer texto verde sobre fondo negro. ¡Y había tipos de letra! Había estado obsesionado con la tipografía desde mis años de escuela primaria; aquí había una computadora que trataba las fuentes como un arte, no sólo como un grupo de píxeles. La interfaz gráfica hizo que la pantalla se sintiera como un espacio que querías habitar, para hacer tu propio espacio... .. El Mac era una máquina en la que querías vivir
 

Para la propia Kare, sin embargo, los años de Apple fueron sólo un hito inicial, alejada del mundo de la manzana, Susan Kare se unió como directora creativa al equipo de NeXT, la empresa creada por Steve Jobs tras el lanzamiento en 1984 del primer Macintosh. También ha trabajado en empresas como IBM, Linux, Pinterest (más recientemente), así como en Microsoft en una distinguida carrera que ha incluido el diseño de iconos para los sistemas operativos Windows e IBM OS/2. 

En la gran competidora de Apple, Susan Kare se enfrentó al color. De esta forma, fue la encargada de diseñar la baraja de uno de los juegos más famosos de la historia de la computación, el Solitario en Windows 3.0. Así como los iconos del blog de notas, un programa que ha permanecido casi virgen hasta hace relativamente poco tiempo.



Además de la creación de mapas de bits de la cubierta virtual en la versión Windows de Solitaire, Susan se dedicó también la ilustración de libros, la creación de logotipos, la creación de productos para el Museo de Arte Moderno de Nueva York y la realización de copias de arte de alta calidad (disponibles en kareprints.com). Durante años, miles de usuarios de Facebook intercambiaron diariamente pasteles de cumpleaños, bolas de discoteca, rosas y anillos de compromiso diseñados por Kare-como regalos virtuales, sin saber que habían sido diseñados por el mismo artista cuya imagen sonriente del "Happy Mac" saludó a una generación en el umbral de un nuevo mundo.

A pesar de que su carrera está ligada a los dispositivos electrónicos, ocupó durante un año un puesto en la Casa de la Moneda de Estados Unidos. Allí, se encargó de supervisar el diseño de las divisas. Por otro lado, su profesionalidad ha sido reconocida con el galardón Chrysler en 2001, que premia a las personas influyentes en la cultura americana.

La autora de un sinfín de trabajos que abarrotan nuestros dispositivos recordando que menos es más. La diseñadora ha sabido reinventarse y adaptarse en un periodo de cambio constante, siendo, además, una pionera de su tiempo que ha dado vida a los iconos más utilizados, y posibilitando una experiencia más sencilla para el usuario.

Hace poco le preguntaron a Kare si en ese momento tenía la sensación de que el trabajo que estaba haciendo en Apple sería tan influyente.

Puedes ponerte a hacer un cuadro, pero no puedes ponerte a hacer un gran cuadro 

dijo.

Si miras ese lienzo en blanco y dices: "Ahora voy a crear una obra maestra", eso es una tontería. Sólo tienes que hacer la mejor pintura que puedas, y si tienes suerte, la gente entenderá el mensaje.

 
by admin admin Date: 20-06-2019 apple icons graphic mac windows next os2 visitas : 1608  
 
 
 
 

Artículos relacionados