Consejos de Movilidad y Seguridad Para Freelancers

by Luigi Nori Date: 21-01-2020


El trabajo profesional independiente o freelance es un tipo de relación laboral que está ganando peso en los últimos tiempos. Hay algunas profesiones como la de periodista o las relacionadas con el arte y la creatividad que, tradicionalmente, han estado algo más familiarizadas con este concepto de trabajo autónomo y sus dinámicas. Sin embargo, su avance hacía otros sectores y otros tipos de oficios es algo completamente novedoso, aunque cada vez sea más común.

Una de las principales ventajas que ofrece este modo de trabajar tiene que ver como la posibilidad de conciliar la vida personal con la laboral, al otorgar al trabajador una mayor flexibilidad y libertad a la hora de organizar su tiempo y gestionar sus proyectos (además de otras como no tener superiores directos, tener mayor capacidad de decisión con respecto a los proyectos en los que nos involucramos, etc.). Uno de los puntos clave en los que podemos ver la incidencia de esa flexibilidad y esa libertad es en el tema de la movilidad. Efectivamente, una de las principales características que definen esta forma de trabajo es la capacidad del freelancer de trabajar desde donde quiera y con quien quiera. Esto conlleva una serie de beneficios que pueden intuirse a primera vista, como pueden ser la capacidad que ofrecen de poder viajar, de desligarse de los entornos urbanos (que cada vez son más caros, están más sobrepoblados y sufren más contaminación) o sencillamente de poder elegir un puesto de trabajo acorde a nuestras necesidades y a nuestros gustos. Esta movilidad, además, no afecta solo al lugar físico donde el trabajador desempeña sus tareas, si no también a la diversidad de clientes con los que trabaja. Movilidad significa también moverse de un cliente a otro, de una tarea a otra, de un proyecto a otro.

Desde ambas perspectivas, la movilidad, junto con sus ventajas, lleva aparejados una serie de inconvenientes y retos. Desde el punto de vista del trabajo remoto, requiere una disciplina y un nivel de organización y compromiso al que puede resultar complicado adaptarse, sobre todo si se viene de un entorno de trabajo más tradicional. Algo parecido ocurre cuando hablamos de la movilidad entre clientes; para poder cumplir los plazos y entregar trabajos de calidad, será necesarios desarrollar la capacidad de ser realistas a la hora de elegir los proyectos en los que participamos, ser capaces de aislar unas tareas de otras y utilizar eficientemente las horas que dediquemos a cada uno de los trabajos. Además, claro está, el trabajador que pretenda desenvolverse en su vida laboral de esta manera, deberá adaptarse a los escenarios que derivan de su situación. Por supuesto, se hará imprescindible que el trabajador tenga sus herramientas de trabajo disponibles haya donde esté (es mucho más común, por ejemplo, en este tipo de trabajos, el uso de ordenadores portátiles en vez de ordenadores de sobremesa). También será imprescindible tener la capacidad de adaptarse a las políticas de seguridad y a las filosofías de las empresas para las que se trabaje.

Uno de los retos más importantes que plantea la movilidad de los freelancers en estos y en otros sentidos, es el tema de la seguridad y la privacidad. Por un lado, las políticas de seguridad y privacidad de algunas empresas podrían poner trabas al acceso de trabajadores externos a las herramientas necesarias para el desempeño de las tareas (por ejemplo, si forman parte en un sistema privado propio o están protegidos en la nube). Pero no solo eso, los freelancers, en general, pueden ser más proclives a ser víctimas amenazas cibernéticas al estar en una posición más vulnerable. Esto se debe, entre otras cosas, a que estos trabajadores suelen tener que abrir documentos o programas provenientes de fuentes poco conocidas. Por eso, si somos freelancers, es recomendable asegurarnos de la procedencia del software o de los archivos que vayamos a descargar antes de hacerlo. También deberemos estar atentos a no caer en las trampas del phishing que pueden llevarnos a perder el dinero acumulado en las plataformas en las que trabajemos o a que se vea afectada nuestra reputación. También deberemos tener cuidado a la hora de aportar nuestros datos bancarios, tanto en lo relativo a la información que aportamos como al medio por el cual lo hacemos.

Además, conviene protegerse siempre conectándose a redes seguras, o utilizar algún sistema de cifrado de datos como un VPN si nos conectamos a redes ajenas, sobre todo teniendo en cuenta que, si nos estamos moviendo, antes o después nos conectaremos a alguna: la seguridad de nuestros datos y de la posible información sensible de nuestros clientes está en juego.

Image source:Pixabay

 
by Luigi Nori Date: 21-01-2020 visitas : 335  
 
Luigi Nori

Luigi Nori

Lavora in Internet dal 1994 (praticamente una mummia), specializzato in tecnologie Web fa felici i suoi clienti smanettando con applicazioni su larga scala e ad alta disponibilità, frameworks php e js, disegno web, intercambio dati, sicurezza, e-commerce, amministrazione database e server, hacking etico. Convive felicemente con @salvietta150x40, nel (poco) tempo libero cerca di addomesticare un piccolo nano selvaggio appassionato di astri.